El salmón de granja está repleto de antibióticos y mercurio. Mira cómo saber si tu salmón es el bueno.

El salmón de granja está repleto de antibióticos y mercurio. Mira cómo saber si tu salmón es el bueno.


Al igual que la carne de res, no todos los salmones son iguales. Gran parte del sabor, el contenido de grasa y el perfil nutricional de salmón depende de dónde y cómo transcurre su vida.


Si tienes dudas para eligir el salmón saludable y evitar poner tu salud en riesgo, consumiendo el salmón de criadero, repleto de antibióticos y mercurio, mira como diferenciarlos.

salmon_granja_salvaje

El salmón salvaje (sobretodo el salmón rojo de Alaska) es de un color rojo satisfactorio, intenso; el color del salmón de piscifactoría es mucho más pálido, lo que indica que se produjo en condiciones artificiales y no saludables.


Esta diferencia se debe a la astaxantina que tiene poderosas propiedades:
- Un antioxidante es un potente anti-inflamatorio
- Mejora la circulación sanguínea
- Mejora la producción de energía mitocondrial
- Aumenta la resistencia de más de 50% cuando se utiliza como un suplemento

La alimentación de los peces de cultivo también contiene el aceite y la harina de pescado que pueden estar contaminados con dioxinas y mercurio. En consecuencia, los agricultores a menudo administran antibióticos para mantener la salud de salmón y residuos de antibióticos están presentes en el pescado que comemos.


En cuanto al contenido de mercurio en el salmón, la FDA y la EPA han revisado y confirmado el hecho de que el salmón silvestre siempre ha tenido un muy bajo riesgo de ser contaminados con mercurio. Incluso sugieren que su consumo es absolutamente seguro y se puede realizar varias veces a la semana.



Artículos relacionados

    QUERY ERROR1 => Expression #5 of SELECT list is not in GROUP BY clause and contains nonaggregated column 'blogs_psalud.blog2_terms.slug' which is not functionally dependent on columns in GROUP BY clause; this is incompatible with sql_mode=only_full_group_by